¿SON BÍBLICAS LAS JUNTAS DE VARONES?

junta de varones¿Cómo se deberían atender los asuntos en una congregación donde no hay ancianos? ¿Es el papel del predicador hacer las funciones de los ancianos? ¿O solo tiene una función instructiva o de enseñanza? Proverbios 11:14 dice: “Donde no hay dirección sabia, caerá el pueblo.” Tiene que haber una dirección, una guía porque de otra manera nada se hará.  ¿Quién debería de hacerlo ante la ausencia de ancianos? ¿Habrá principios bíblicos para que los varones de una congregación lo hagan?

De acuerdo al hermano Wayne Jackson ante la ausencia de ancianos hay principios que indican que los varones sean los que lleven los asuntos de la iglesia. Después de presentar el orden natural del hombre como cabeza, y de examinar las prohibiciones apostólicas para que la mujer ejerza el liderazgo sobre el hombre dice sobre cómo llevar a cabo la obra de la iglesia local:

  1. Todos los asuntos relacionados a ley están determinados por las Escrituras; ningún ser humano tiene algo que agregar o quitar, ni la capacidad de tomar decisiones en esta área.
  2. Temas de conveniencia, es decir, métodos opcionales para la implementación de la voluntad divina, deben ser decididas por alguien―si la congregación no tiene ancianos.
  3. No por una persona (por ejemplo, Diótrefes―III Juan o por el sistema del pastor moderno), o unos casi ancianos (por ejemplo, un “consejo de administración,” o un comité de “finanzas”).
  4. Los asuntos de la iglesia deben conducirse en una forma decente y ordenada (compárese I Corintios 14:40).

Entonces, la conclusión más razonable que resulta de estos varios componentes, es la siguiente: los asuntos de la iglesia, en materia de juicio humano y en ausencia de ancianos calificados, debe ser administrado por los hombres de la iglesia. Los hombres maduros deben guiar con cuidado considerando el procedimiento. Por ejemplo, los jóvenes y los recién convertidos no deberían ejercer el mismo grado de influencia que los hermanos más experimentados en la fe (I Timoteo 5:1-2; Gálatas 6:1).

En seguida les dejo varios artículos que hablan de la función del predicador y de cómo deben atenderse los asuntos de la iglesia, entre ellos el del hermano Wayne Jackson ante la ausencia de ancianos.

De click en cada uno de los siguientes enlaces, son archivos en pdf.

¿Cómo deberían atenderse los asuntos de la iglesia sin ancianos? por Wayne Jackson.

La función de un predicador por Armando Ramírez

¿Son bíblicas las juntas de varones? por Randy Blackaby

¿Debe el predicador hacer el trabajo de los ancianos?  por Douglas Hoff

Trabajando sin ancianos por David Padfield

 

 

 

UNA LECCIÓN DE ANATOMÍA (I Corintios 12:14‐26)

Por David Roper

cuerpo-humano

           El cuerpo humano es una maravilla con sus 222 huesos, 639 músculos y 250 millones de diminutas células en cada gota de sangre. Nosotros, como David, podemos decir, “Te alabaré, porque asombrosa y maravillosamente he sido hecho; maravillosas son tus obras, y mi alma lo sabe muy bien” (Salmos 139:14, LBLA).

            Estamos interesados en tres aspectos de anatomía: (1) Cada parte del cuerpo tiene una tarea especial. (2) A pesar que el cuerpo tiene muchas partes, éste es uno. (3) Hay una relación cercana entre todas las partes. Esto lo enfatiza Pablo en I Corintios 12, usando la analogía del cuerpo humano para darnos “una lección de anatomía.”

 I.- UNA LECCIÓN DE RESPONSABILIDAD (12:14-19)

A. La iglesia es el cuerpo de Cristo Jesús (Efesios 1:22, 23). Si hemos sido bautizados de acuerdo a la Biblia, entonces somos parte de ese cuerpo (12:13); somos miembros del cuerpo (Romanos 12:4, 5ss). Entonces, siendo “un miembro” de la iglesia significa que somos una parte activa del cuerpo, como las manos, los pies, etc., somos partes importantes del cuerpo humano.

B. Pablo señala que el cuerpo está hecho de varias partes y que cada parte tiene un tarea importante que hacer (12:14-19). Vea como dirige Pablo las partes del cuerpo humano:

  1. “Señor Pie, no se enoje porque no está el señor Mano. Señor Oído no crea que no tiene nada que hacer porque no está el señor Ojo. Si todos hicieran lo mismo, muchos trabajos no podrían hacerse. ¡Manténgase ocupado y haga lo que pueda!”
  2. “Dios lo hizo tal cual es; ¡use las habilidades que Dios le dio!”

C. Nosotros, como miembros del cuerpo espiritual de Cristo, necesitamos esta lección de responsabilidad.

  1. Como miembros del cuerpo, debemos aceptar nuestras responsabilidades.
  2. No todos tenemos las mismas habilidades, sin embargo nuestros talentos necesitamos desarrollarlos y usarlos en el servicio del Señor.
  3. Recordemos lo que Dios hizo por nosotros, quienes somos, con cualquier don que tengamos. ¡Encontremos nuestro lugar en el cuerpo y desempeñémoslo bien!

 II.- UNA LECCIÓN DE COOPERACIÓN (12:20-25).

A. Después de dar la lección de funcionamiento. Pablo da una lección de cooperación (12:20-25). Una vez más lo escuchamos hablando del cuerpo:

  1. “Señor Ojo, no le puede decir al señor Mano, “No te necesito.” ¿Quién le sacará la paja? El señor Cabeza, no puede decirle al señor Pie no lo necesito. ¿Quién lo llevará a donde necesite ir? Todos son importantes.”
  2. “Dios puso el cuerpo unido. ¡Aprendan a llevarse bien unos con otros!”

B. Los miembros del cuerpo físico no necesitan esta lección, sin embargo los del cuerpo espiritual sí.

  1. Aunque no podamos imaginar que una de nuestras manos sujete la de otro, ayudándola a alcanzar algo, si necesitamos hacerlo en el cuerpo de Jesús.
  2. Si cada uno de nosotros hacemos lo que podemos en el servicio a Cristo―y lo hacemos en amor, trabajando y cooperando con los demás miembros de la iglesia―¡que maravillosas cosas podríamos conseguir por la causa de Cristo!

III.- UNA LECCIÓN DE SIMPATÍA (12:25, 26).

A. Los Corintos no se llevaban por su falta de amor (12:25, 26). Imagine a Pablo dirigiendo los miembros del cuerpo físico:

  1. “Cuando el señor Dedo del pie se pegó, el señor Espalda se inclina. El señor Ojo, mira el daño. El señor brazo extiende al señor mano. El señor Mano, atiende al señor dedo. ¡Todos deberían estar preocupados!”
  2. “Si al señor Cabeza se le premia con una corona, ¡todos deberían de estar felices! ¡Todos somos parte unos de los otros!”

B. El cuerpo de Jesús necesita compartir la simpatía natural que los miembros de un cuerpo físico sienten los unos por los otros.

  1. Si alguno sufre, deberíamos sufrir con él física o espiritualmente (I Juan 3:17,18; Gálatas 6:1) Si uno se regocija, deberíamos regocijarnos (Romanos 12:15).
  2. El amor debe fluir de un miembro a otro (Juan 13:34, 35; Hebreos 13:1; I Pedro 1:22).

 CONCLUSIÓN

Pablo dijo en 12:27, “Vosotros, pues, sois el cuerpo de Cristo, y miembros cada uno en particular.” ¡Esas lecciones son para nosotros!

Descargar en pdf: Una lección de anatomía

PARAOS, MIRAD Y PREGUNTAD POR LAS SENDAS ANTIGUAS – JEREMÍAS 6:16-17

Por Curtis Cates y Jorge Figueroa

Jeremías 6:16-17 dice: Paraos en los caminos, y mirad, y preguntad por las sendas antiguas, cuál sea el buen camino, y andad por él, y hallaréis descanso para vuestra alma.

¿Qué significa que nos detengamos, miremos y preguntemos por las sendas antiguas? La respuesta es importante porque si escogemos el buen camino nuestra alma hallará descanso.

El Señor a menudo usaba ilustraciones o analogías para enseñar su voluntad. Cristo habló muchas cosas en parábolas, en las que se iba de lo conocido (algo con lo que sus oyentes estaban muy familiarizados) a lo desconocido (alguna lección que deseaba enseñar). Luego pasaría de lo concreto (algo percibido por los cinco sentidos) a lo abstracto (alguna lección espiritual). Aquí en Jeremías, Dios usó la ilustración de los viajeros que van hacia un destino en particular. A medida que avanzan, llegarían a un lugar donde el camino se dividiría en dos o en más posibles.

Es muy importante detenerse, examinar y contemplar los caminos alternativos, ya que la decisión y el camino tomado podrían muy bien hacer que pierdan su destino. ¡Qué útil—a veces absolutamente necesario—tener ciertas señales y/o a alguien familiarizado con los caminos para poner al viajero en el camino correcto hacia el destino buscado! Con tristeza, en ocasiones es el caso que el viajero opta por rechazar el consejo de importancia crítica, alguien simplemente demasiado obstinado, terco y/o prejuicioso para aceptar el consejo correcto, a menudo con resultados costosos y drásticos.

¿Qué significa que nos detengamos, miremos y preguntemos por las sendas antiguas? La respuesta es importante porque si escogemos el buen camino nuestra alma hallará descanso.

Descargue esta lección son 10 hojas tamaño carta en pdf, además viene acompañado con un himno inédito para descargar en mp3.

La lección es del hermano Curtis Cates y el himno es composición del hermano Jorge Figueroa, miembro de la congregación donde me reúno.

Lección:  2007_06Sendas Antiguas

Himno: https://www.4shared.com/mp3/CCLbJYB5ee/Las_Sendas_Antiguas.html

Foto tomada de EBS Profesional en shutterstock